5 movimientos de entrenamiento de fuerza (alta intencidad) para un abdomen plano

El entrenamiento de fuerza es la clave para un abdomen plano. Eso es porque necesitas hacer algo más que abdominales para obtener el estómago plano que estás buscando. Lo que debes hacer ese enfocarte en diferentes técnicas de entrenamiento de fuerza para ayudarte a obtener mejores resultados.

Cómo el entrenamiento de fuerza te ayuda a obtener un abdomen plano

Tener un abdomen plano requiere más que solo agregar músculo. Para empezar, si quieres un abdomen plano, deberás comenzar a hacer dieta de inmediato. La clave es consumir menos calorías todos los días de lo que quemas trabajando. Esa deficiencia en calorías es lo que ayuda a quemar grasa. La quema de grasa te ayuda a tener un abdomen plano, porque incluso si tienes músculos abdominales fuertes, la grasa puede colocarse sobre el músculo. Esto no hará que tu estómago se vea plano.

Una vez que hayas comenzado una dieta, comienza a hacer ejercicios aeróbicos entre tres y cinco veces por semana y comienza el entrenamiento de fuerza de dos a tres veces por semana. Estos dos enfoques te ayudarán a quemar grasa rápidamente, y comenzarás a perder peso de diferentes partes de tu cuerpo. Una vez que haya hecho estas tres cosas, es hora de usar el entrenamiento de fuerza para tensar los músculos que rodean tu abdomen. Esto te ayudará a lograr un abdomen plano. Aquí hay 5 movimientos de entrenamiento de fuerza que te llevarán a conseguir un abdomen plano:

1- Maniobra de bicicleta

Para completar la maniobra de bicicleta, acuéstate, mantén la espalda recta y coloca las manos en el costado de la cabeza. Luego, levanta las rodillas y haz un movimiento con las piernas como si fuera una bicicleta. Una vez que puedas hacerlo cómodamente, toma tu codo izquierdo y toca tu rodilla derecha. Repite con tu codo derecho y tu rodilla izquierda. Relájate y recuerda respirar durante todo el proceso.

2- Flexiones marcha atrás

De nuevo, acuéstese sobre tu espalda y coloca tus manos junto a tu cabeza otra vez o colócalas a los lados. Cruza los pies por los tobillos y recógelos del suelo hasta que las rodillas formen un ángulo de 90 grados. Luego, presiona tu espalda contra el piso y contrae tus músculos abdominales. A medida que los contraes, exhala y luego regresa a la posición original.

3- Silla del Capitán

En una silla, agarre el respaldo de la silla por los lados y presiona la espalda contra el respaldo. Tira tus piernas hacia tu cuerpo y presiona tus rodillas contra tu pecho. Ve despacio mientras haces esto para obtener el máximo impacto. Regresa tus piernas hacia abajo y repite.

4- Flexiones verticales de las piernas

Acuéstate sobre tu espalda. Usa tus manos y colócalas detrás de tu cabeza para soporte. Cruza las piernas por los tobillos y levántalas directamente en el aire. Luego, levanta tu cuerpo hacia tus rodillas. Esto contraerá tus músculos abdominales. Exhala durante tu contracción hacia arriba e inhala mientras regresas a la posición original.

5- Flexiones en la pelota de ejercicio

Siéntese en la pelota de ejercicios y mantén los pies planos en el suelo. Recuéstate en la pelota de ejercicios y mantén tus muslos y torso paralelos al suelo. Contrae tus abdominales levantando el torso y exhalando. Inhala mientras regresas a la posición original. Si necesitas ayuda para mantenerte estable en la pelota, haz que tus pies se ensanchen en el suelo.

Estos ejercicios de entrenamiento de fuerza, además de una dieta saludable y ejercicio aeróbico, pueden darte un abdomen más plano. No será fácil, pero puedes hacerlos. Usa entrenamiento de fuerza para ayudar a mejorar los músculos que rodean tu estómago, y estarás en mejor forma en muy poco tiempo.

Leave a Reply